16/1/18

Mis frases favoritas de... La abadía de Northanger


¡Hola a tod@s! Hacía mucho que no os traía una nueva entrega de mis frases favoritas, ¡pero aquí está! Hoy os dejo con un libro que me ha encantado, como no, de la genial Jane Austen. Se trata de La abadía de Northanger. Os recuerdo que Ana, del blog El refugio del dragón de tierra organiza una LC de tooodos los libros de Jane Austen para este 2018, así que si aún no la habéis leído, ya sabéis. Os recomiendo leerla porque os va a encantar. Y ya sin más... ¡os dejo con las frases!




















¿Os han gustado? ¿Habéis leído el libro? Un besazo enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

13/1/18

La autora del mes: Arundhati Roy


¡¡Hola a tod@s!! La autora de diciembre llega con un pelín de retraso porque, como ya os conté el pasado sábado, he dedicado la primera semana de enero a tomarme un mini respiro y hacer unos pequeños cambios en el blog. Pero no, no me he olvidado de la autora del mes, que además es una mujer de la que os he hablado mucho. La homenajeada de este diciembre es Arundhati Roy, escritora y activista india que obtuvo el Man Booker Prize de 1997 por su novela El dios de las pequeñas cosas (obra que os he recomendado y que seguiré recomendándoos hasta la saciedad).
¿Sabes lo que pasa cuando le haces daño a alguien? Cuando le haces daño a alguien, empieza a quererte menos. Eso es lo que pasa cuando dices palabras que ofenden. Haces que la gente te quiera un poco menos.
El dios de las pequeñas cosas
Aunque nació en Shillong, Arundhati pasó toda su juventud en Aymanam (lugar donde se ambienta El dios de las pequeñas cosas, de corte semi-autobiográfico) y después se trasladó a Delhi donde estudió arquitectura. Tras desempeñar una multitud de trabajos (como autora de guiones de televisión o incluso dar clases de aeróbic), el éxito, junto con la estabilidad económica, le llegó en 1996 con la publicación de El dios de las pequeñas cosas, obra por la cual recibió 500.000 libras en concepto de adelanto. La obra fue un éxito a nivel mundial y rápidamente se convirtió en todo un bestseller (vendió 6 millones de ejemplares en todo el mundo).
¿Cómo se puede aceptar que se mutile a cientos de personas en Cachemira? ¿Cómo se puede aceptar una sociedad que, desde hace miles de años, decidió que una parte de la población podía llamarse ‘intocable’? ¿Cómo se puede aceptar una sociedad que quema las casas de las poblaciones tribales y las expulsa de sus hogares en nombre del progreso?
Sin embargo, tras el apabullante éxito de esta obra, Arundhati se sumergió en un 'parón' de veinte años, durante los cuales dejó de escribir novela y publicó cuatro ensayos, y pasó a centrarse en su vocación de activista a favor del movimiento antiglobalización, el feminismo, el ecologismo, el pacifirmo y contra las armas nucleares, todos los cuales se reflejan en su última novela El ministerio de la felicidad suprema
Las personas -comunidades, castas, razas e incluso países- llevan sus trágicas historias y sus desgracias como trofeos o como acciones, para ser comprados y vendidos en el mercado libre.
El ministerio de la felicidad suprema
Para mi, las novelas de Arundhati son como pequeñas cápsulas de sabiduría. Y es que no solamente me fascina su estilo de escritura, sencillo y delicado pero a la vez con una fuerza y una sinceridad abrumadoras, sino que también muestran una cara distinta de la India de la que los occidentales estamos acostumbrados a ver. En mi humilde opinión, creo que a menudo tendemos a cometer el error de mostrar los países subdesarrollados o en vías de desarrollo (y en especial a la India) desde una perspectiva excesivamente paternalista y cayendo en ciertos tópicos que hacen más mal que bien. Sin embargo, las novelas de Arundhati muestran la verdadera cara de la sociedad India, a menudo mucho más injusta de la que los turistas extranjeros podemos llegar a ver. En sus novelas, Roy habla del fanatismo religioso, de la locura generalizada e institucionalizada que aparece en la India, de la injusticia, de la locura que supone el sistema de castas, de la dificultad para aceptar a las personas que se salen del patrón establecido, de la corrupción, de la violencia, de la resignación a la pobreza, de los sueños no cumplidos. Suena distinto a la imagen que vemos de las películas de la-gente-es-pobre-pero-más-felices-que-nosotros, de los bailes de Bollywood y de las bellas mujeres con sari ¿huh?

Sin embargo, no todo es negativo en sus novelas. También hay espacio para el amor, la fiesta, la felicidad, los abrazos, las risas, los besos, la esperanza y, en definitiva, la alegría de vivir. Esto es precisamente lo bonito de Arundhati, que en sus novelas las cosas no son ni blancas ni negras. Es más, ni tan siquiera son grises, sino que se mueven en una amplísima gama de colores que es, al final, la gama cromática que determina todas nuestras vidas.
Incluso luego, en las trece noches que siguieron a aquella, instintivamente se aferraron a las pequeñas cosas. Las grandes cosas siempre quedaban dentro. Sabían que no tenían adonde ir. No tenían nada. Ningún futuro. Así que se aferraron a las pequeñas cosas.
El dios de las pequeñas cosas.
He elegido a Arundhati porque creo que es una de esas autoras que, si todo el mundo leyese, la sociedad iría un poco mejor. Creo que Arundhati es una de esas autoras cuyas obras son capaces de removerle a uno algo por dentro, dejarnos pensando, hacer que veamos un problema desde una perspectiva que, hasta ahora nunca habíamos tenido en cuenta. Es capaz de ponerle cara y voz a problemas que normalmente están desnaturalizados y de los que se tiende a hablar en abstracto. Roy nos hace darnos cuenta de que todo aquello que nosotros vemos en las noticias, o leemos en los medios, tiene una cara y un rostro detrás, una personalidad y, sobre todo, una historia. Leer a Arundhati a veces es duro (no por su prosa, sino por lo que cuenta), pero a la vez supone todo un bálsamo para el alma. Nos da esperanza, nos enseña que nunca está todo perdido, que el pasado siempre vuelve y que lo importante no es lo que tengamos, sino si realmente vivimos tal y como nos gustaría. Porque, al final, es posible que acabemos heridos por culpa de amar o de haber amado, o incluso por haber vivido como desearíamos, pero, al final, de una u otra forma, el amor siempre vencerá al odio.

Y con esto solo queda despedirme. ¿Conocíais a la autora? ¿Habéis leído sus obras? ¡No olvidéis dejar un comentario! Un besote enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

9/1/18

Book tag: Simplemente no te quiere


¡Hola a tod@s! Hoy os traigo un booktag al que me nominó la maravillosa Ana, de El refugio del dragón de tierra (y que por cierto ha empezado una iniciativa de LC de Jane Asuten a la que aún estáis a tiempo de apuntaros ejem, estáis tardando, ejem) y que consiste, básicamente, en hablar sobre esos 'desamores literarios' 😰💔 que todos hemos sufrido. Así que... ¡al salseo!

Libro que te dejo plantado. Libro que no me compré y cuando lo fui a buscar no estaba.

Si os soy sincera, no lo recuerdo (empezamos bien, lo sé). Generalmente suelo encontrar los libros que busco porque cuando realmente quiero un libro me convierto en un ser infatigable capaz de recorrerse medio Madrid con tal de encontrarlo (creedme, lo he hecho en varias ocasiones). Así que, más fácilmente, os diré que un libro que me dejó plantada no, plantadísima en mi biblioteca fue El guardián entre el centeno. Lo cogí una vez, pero lo devolví y cuando volví a cogerlo... desapareció. He vuelto varias veces para buscarlo, pero nunca lo he vuelto a encontrar. Es una triste historia, lo sé.

Libro fuera de tu alcance. Libro que por algún motivo no has podido encontrar.

Generalmente, como ya os he dicho, soy muy tenaz y acabo encontrando todos los libros a no ser que estén descatalogados descatalogadísimos como ocurrió con un libro de historia que me mandaron en primero de carrera cuyo título he olvidado (a pesar de que me trajo de cabeza). Creo que era de Paul Preston, pero tampoco me hagáis mucho caso porque, la verdad, mi memoria no da para tanto. 



Libro que no es tan bueno. Libro que no esté bueno pero aun así le tienes cariño.

Salseo en 3, 2, 1... La luz de Candela, de Mónica Carrillo. En su momento me pareció un libro impresionante, pero ahora lo veo y... meh, tampoco es para tanto. Sin embargo, cuando yo me lo leí me sentí identificada y además acababa de empezar periodismo y todo era precioso, luz y color y blablabla. No lo he vuelto a leer, pero creo que si me lo leyese ahora encontraría clichés por todas partes. Aún así le tengo cariño. 

Libro que parecía príncipe y resultó ser una rana. Libro que no cumplió con tus expectativas.

Sin corazón, de Marissa Meyer... Prometía ser una obra obra maestra y meh. ME ENGAÑASTEIS, BLOGGER@S :'(

Libro-helado. Ese libro que vuelves una y otra vez para sentirte mejor.

No tengo un libro que cumpla este cometido al 100% peeeeero sí que es verdad que cuando estoy triste suelo recurrir a algún libro que sea a) divertido, por ejemplo Cómo ser mujer, de Caitlin Moran; b) que tenga mucha fantasía, por ejemplo El nombre del viento, c) que sea un DRAMÓN LLENO DE SALSEO (Jane Austen, obviamente) o d) que sea poesía (Rimbaud). Todo depende del momento.

Cita a ciegas. Libro del cual no sabías nada y te terminó enamorando.

Ainsss... Hay taaaaaaaaaaaantos libros de este tipo. Los últimos que más me han tocado el corazón han sido Emma, de Jane Austen y Trabajo, piso, pareja, de Zahara. Por supuesto, también me enamoro El ministerio de la felicidad suprema, de Arundhati Roy, pero para éste último ya tenía referencias aún sin saber de qué iba ¿Casualidad? No lo creo jijijiji

Libro que dejaste en visto. Libro que ves en todos lados y te negás a leer.

BUF. BUUUUUUF. Los juegos del hambre, La ciudad de las sombras, Sarah J. Maas, Las crónicas lunares, Cincuenta sombras de Grey... ¿sigo?

Cita desastrosa. Libro que esperaste leer por un tiempo y resultó ser un desastre.

Hmmmmm... creo que ninguno, fíjate tú. 

Autor que no te quiere.

PATRICK ROTHFUSS NO ME QUIERE PORQUE NO SACA LA TERCERA PARTE DE LA CRÓNICA DEL ASESINO DE REYES. Patrick, me haces sufrir, que lo sepas. 

No voy a nominar a nadie. ¡Quién quiera y le haya gustado que lo haga! ¿Habéis leído algún libro de éstos? ¿Cuáles han sido vuestros desamores literarios? Un besazo enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

6/1/18

Año nuevo... ¡¡Lleno de CAMBIOS!!


¡Hola a tod@s! ¿Qué tal esos reyes? ¡A mi me han traído un 2018 lleno de energías renovadas! Como habéis podido observar, la semana pasada no publiqué en absoluto. Ya os adelanté por Twitter que he estado dándole vueltas y he decidido hacer unos cuantos cambios en el blog, que entran en vigor a partir de ¡YA!. Si hay algo que caracteriza este blog es la variedad y, sobre todo, la profundidad de los temas. No estaba muy contenta (ni muy inspirada, para qué lo vamos a negar) con las últimas entradas. No es en absoluto que no me gustase el contenido (porque no publico nada que no me guste), pero creo que Creando Océanos necesitaba un lavado de cara... ¡y aquí está! 
Va a haber cambios de dos tipos: en primer lugar, respecto al contenido y, en segundo lugar, respecto a la dinámica. 

CAMBIOS DE CONTENIDO

  • A partir de ahora solamente voy a publicar dos veces a la semana. Creo que tres veces era demasiada carga para vosotr@s, los lectores. El tiempo para tod@s es escaso, y, a veces, si queremos seguir un blog se nos acumulan las entradas por leer para vosotros y por escribir para mí y esto no puede ser. Así que voy a reducir el ritmo. Las entradas se publicarán martes y sábado (pero si preferís jueves y sábado, no dudéis en decírmelo en los comentarios. El espíritu democrático se mantiene).
  • Se eliminan los Book Hauls. Ya os lo contaré más en profundidad el martes que viene, pero me he propuesto no comprar libros en 2018. Tengo libros de sobra tanto en mi estantería como en mi biblioteca, así que no quiero más acumulación de libros. Quiero leer más a mi aire y, sobre todo, releer, así que los hauls no tienen aquí mucho sentido. En su lugar los voy a sustituir por LLL (leído, leyendo, leeré), que satisface igualmente vuestras ansias de salseo (que es lo que vais buscando, no nos engañemos).
  • Aparece una nueva sección: los Tops. Cada mes, haré un Top basado en un criterio diferente. Por ejemplo: top autores que hay que leer antes de morir, sagas favoritas, libros favoritos, etc. etc., etc. PEEEEERO no haré tops de portadas porque eso me parece algo superficial, vacuo y que únicamente sirve para alimentar el consumismo. Que sí, que yo soy la primera que se muere con las ediciones bonitas, pero es que hay que ponerle un límite a esto.
  • Voy a intentar hacer cada mes una entrada temática o un especial sobre algo de ese mes en concreto, pero siempre relacionado con la literatura. No os voy a dar muchos más detalles porque quiero que sean entradas sorpresa. Ahí os dejo con la intriga.
  • Las frases favoritas y el/la autor/a del mes se mantiene.

CAMBIOS EN LA DINÁMICA

  • El primero y más importante (chan chan chaaaan) es que voy a empezar a hacer reseñas de ebooks. Sí, lo sé, es un gran cambio, pero le quiero dar más uso y me estoy leyendo El Médico en el ebook y lo estoy entendiendo bastante bien. Así que ya os encontraréis alguna que otra reseñita de libros en digital. 
  • Voy a seguir devolviendo comentarios, pero no os voy a responder a tod@s. Básicamente porque no tengo todo el tiempo que me gustaría y prefiero emplearlo en devolveros comentarios chachis y en crear contenido. Pero mi amor por vosotros y por vuestros comentarios se mantiene. 
¡Y estos son las novedades! ¿Qué os parecen? Si tenéis alguna sugerencia/duda más... ¡¡Sois bienvenid@s!! Me encanta escucharos, ya lo sabéis. 

Un besote enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

30/12/17

El rincón de los libros: El ministerio de la felicidad suprema, de Arundhati Roy


Ella vivía en el cementerio como si fuese un árbol más. Al alba veía a los cuervos partir y a los murciélagos regresar. Al anochecer, hacía lo contrario. Entre turno y turno, departía con los fantasmas de los buitres que vagaban por sus ramas más altas. Sentía la suave opresión de sus garras como un dolor en un miembro amputado. Llegó a la conclusión de que no eran tan infelices por haberse despedido y ausentado de la historia.
¡Hola a tod@s! Tenía muchísimas ganas de traeros esta reseña, no solamente por el profundo amor que le tengo a esta autora, sino porque no he visto este libro reseñado en ni un solo blog (si alguien se pasa por aquí y ha hablado sobre él en su blog por favor que me lo haga saber), y creo que Arundhati es una autora más que necesaria. 
El ministerio de la felicidad suprema es la segunda (y esperadísima) novela de la autora india Arundhati Roy, que llega veinte años después de El dios de las pequeñas cosas. A pesar de que durante estos años la escritora ha publicado otros libros, éstos han sido principalmente académicos, por lo que sus fans (entre las que me incluyo) estábamos impacientes. 
No es que no tuvieran planes.
Anyum estaba esperando morir.
Sadam estaba esperando matar.
Y a kilómetros de allí, en un bosque turbulento, un bebé esperaba para nacer...

Profunda y actual

En primer lugar tengo que decir (porque si no exploto) que me ha parecido increíble el cambio que hay entre ambas novelas pero, al mismo tiempo, la similitud que existe entre ambas. El dios de las pequeñas cosas es, como su título bien indica, una novela en la que los detalles más nimios adquieren una importancia global que sustenta todo el relato. El ministerio de la felicidad suprema, por el contrario, tiene un tono mucho más terrenal, más centrado en la realidad de la vida, aunque sin perder ese toque místico y sencillo que tantísimo caracteriza al estilo de la autora. 
Al principio, cuando comencé a leer esta novela (sobre todo durante el primer capítulo), he de reconocer que no entendía absolutamente nada de la historia. Y es que ésta es una de tantas novelas en el que el hilo narrativo aparece desordenado y uno tiene necesariamente que llegar hasta el final para comprenderlo todo, porque únicamente cuando uno entiende todas y cada una de las partes es cuando el relato cobra sentido, y es por esto por lo que yo creo firmemente que las novelas de Arundhati es necesario leerlas, al menos, dos veces, la primera para comprender la historia en su conjunto y la segunda para ser capaz de captar todos y cada uno de los matices de la narración porque, si algo caracteriza la escritura de esta autora es, precisamente, su capacidad de llenar la historia de pequeños matices, lo que hace que la narración resulte sumamente bella y delicada. 
A madre e hija las mató la misma bala. Entró por la sien izquierda de Miss Yebin y fue a dar al corazón de la madre. En la última fotografía que le tomaron, la herida de bala parece una alegre rosa damascena colocada sobre su oreja izquierda. Algunos pétalos le habían caído sobre el kaffan, el sudario blanco con el que la envolvieron antes de enterrarlas.
La novela cuenta la historia de varios personajes, todos con un núcleo común basado en la marginación, en la no-pertenencia a la sociedad. De un modo u otro, todos ellos sufren las consecuencias de la locura del mundo que les rodea. Son personajes como Anyum, un hermafrodita (hijra) que, a pesar de ser criado como un niño, no tarda en darse cuenta de que se siente mujer, o Tilo, una impetuosa mujer que no acaba de encajar en ninguno de los patrones que la sociedad ha establecido para ella, o Sadam Husein, un joven huérfano que vio morir apaleado a su padre por un mero testimonio malintencionado. Todos ellos, los desamparados, los desconsolados, aquellos a los que la historia ha olvidado, los que no le importan a nadie, los locos, los que no valen nada ni aportan ningún activo a la sociedad más allá de su propia presencia, los que son sistemáticamente rechazados por un sistema que mide a las personas en función de su cuenta bancaria y de su capacidad de adquirir cada vez más y más productos que durarán cada vez menos para que necesariamente tengan que volver a comparar cada vez más y más, en definitiva, todos aquellos que operan al margen de la estricta vara de medir que un sistema cruel y desalmado impone, son los protagonistas de la novela de Arundhati. Para los Desconsolados, reza en la dedicatoria de este libro.
Hasta la más común de las vidas nos exige que elijamos nuestras batallas y esa no era la mía.
Aparte de tratarse de una novela cuyos protagonistas pertenecen a la "clase maarginal" de la sociedad, la historia tiene otro hilo conductor que, de un modo u otro afecta profundamente a todos los personajes: la guerra de Cachemira entre la India y Pakistán. Porque sí, por si no lo sabíais, hubo una guerra entre ambos países por un montón de cosas que no vienen al caso (porque si no la reseña se haría larguísima y en el libro tampoco se llegan a especificar), e incluso a día de hoy sigue habiendo roces importantes entre ambas regiones.
El libro en general resulta un alegato contra la guerra, mostrándonos la cara más estúpida e irracional del conflicto a la vez que las duras y problemáticas consecuencias que ésta tiene en las personas normales y corrientes a quienes, a pesar de que esta situación ni les va ni les viene, irremediablemente sufren las consecuencias de algo que, por mucho que se esfuercen, nunca van a poder solucionar porque todo se juega a un nivel en el que ellos ni pinchan ni cortan.
Los aviones llenos de turistas se fueron y llegaron los aviones llenos de periodistas. Desaparecieron las parejas de recién casados que iban a pasar allí su luna de miel. Aparecieron los soldados. Surgieron enjambres de mujeres arremolinándose en comisarías y campamentos del ejército llevando en sus manos un mar de fotografías tamaño carné, sobadas y blandas de tantas lágrimas [...] Y esos señores [...] entornaban los ojos para calibrar a cada maeje y decidir a quién de aquellas desesperadas valía la pena darle falsas esperanzas (Veré que puedo hacer) y cuánto estaría dispuesta a dar cada una de ellas por esa esperanza.
Las cárceles se llenaron. Los puestos de trabajo desaparecieron. Los guías, los revendedores, los dueños de ponis (y los ponis), los botones, los camareros, los recpecionistas [...]. Los sepultureros eran los únicos que ni tenían descanso. Todo era trabajotrabajotrabajo. No les pagaban ni las horas extra ni los turnos de noche.
Creo que esta es una novela que refleja la guerra como pocas. Porque lejos de caer en el típico que-dura-es-la-guerra mostrando a gente que muere en la calle, esta novela le da la vuelta a la tortilla a ese planteamiento, mostrándonos, en vez de la cara más cruda de la guerra (la sangre, las torturas, las familias descompuestas), la manera en la que la gente se adapta para sobrevivir. Y, sinceramente, creo que es una de las maneras más originales de acercarse a un conflicto bélico que he leído hasta el momento. Con esta obra, Arundhati nos muestra cómo una guerra afecta de diferentes maneras a cada uno, cómo altera la vida de las personas pero, a la vez, cómo esta gente lucha por sobrevivir cada una a su manera y siempre acorde con su forma de ser porque, al final, es lo que los humanos siempre hacemos. Contrario a lo que podáis pensar, no todo es drama, lágrimas y sangre, sino que hay absolutamente de todo. Hay momentos de felicidad y de tristeza, de furia y de paz, de nostalgia y de esperanza en el futuro.
Una adicción posee sus propios elementos mnemónicos: la piel, el olor, la longitud de los dedos de la amada.
A pesar de que, como ya os he dicho, es una novela mucho más centrada en la 'realidad' (en el sentido de que no es simplemente la historia de los personajes, sino que trata temas algo más complejos y de actualidad, como puede ser la guerra indo-pakistaní), me ha alegrado mucho comprobar que la delicadeza del estilo de escritura tan particular de Arundhati no se ha quedado por el camino (algo que me aterraba) sino que, por el contrario, se ha visto reforzado. De hecho, he de deciros que la obra goza de tal profundidad y de tantísima humanidad y sabiduría, que hay partes que sé que no he sido capaz de captar en toda su grandeza y párrafos en los cuales he sentido que había un significado que se me estaba escapando por entre los dedos sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Por eso creo firmemente que esta es una de esas novelas que, a medida que relees con el paso de los años, siempre puedes captar algo nuevo, un significado que no habías entendido del todo, o una experiencia que se te había quedado en el tintero. Y eso, corazones, es algo que ME ENCANTA.
NADA
Me gustaría escribir una de esas historias sofisticadas en las que, a pesar de que no ocurre casi nada, hay mucho que escribir. Eso es imposible en Cachemira. Nada de lo que sucede aquí es sofisticado. Hay demasiada sangre para que exista una buena literatura. 
Pregunta 1: ¿Por qué no puede ser sofisticada?
Pregunta 2: ¿Cuál es la cantidad aceptable de sangre derramada para que exista una buena literatura?
Ésta es una historia hecha de retazos, de pequeñas partes que componen el todo que forma el Universo. Me gusta que la autora no se centre demasiado en la parte política (hay algunas partes en las que hay más politiqueo, que fueron las que más me aburrieron, todo hay que decirlo) porque, al fin y al cabo, ¿qué más da? Se trata de una guerra sin sentido, como otra cualquiera, en la que la gente mata y muere por unos gobiernos que ni siquiera saben quiénes son y por una tierra que al final acabará regada con su sangre. La novela es una llamada de atención a la coherencia, un intento de mostrar la realidad que existe tras lo que aparentemente uno llega a ver.
Los personajes son tremendamente diferentes entre sí y están maravillosamente trabajados. Vemos como cada uno tiene sus motivaciones, sus ideas, sus sentimientos y podemos entender perfectamente cómo toman sus decisiones en base a una personalidad que, a pesar de que nunca se nos llega a plasmar con adjetivos, el lector es capaz de comprender y que va más allá de las meras páginas del libro. Son personajes que trascienden porque, en mi opinión, resultan tan reales como la vida misma. No siempre son perfectamente racionales y cada uno tiene sus pequeñas obsesiones, sus gustos, sus miedos, sus traumas. En definitiva, su 'burbuja', que es cambiante y que va evolucionando con ellos.
Sadam se dio cuenta de que Nino Gorajpuri estaba inquieta e intentó entretenerla con vídeos de animales que tenía grabados en el teléfono móvil; algunos los había grabado él mismo, los que mostraban gatos y perros callejeros, así como las vacas con las que se cruzaba en sus paseos diarios por las ciudad; otros los había recibido de sus amigos por WhatsApp.
También resulta maravillosa la manera en la que la autora describe la ciudad de Nueva Delhi. Más allá de los resaltos estereotipados o de la forma en la que los europeos tendemos a imaginarnos esa ciudad (llena de gente pobre pero feliz principalmente), Arundhati muestra una ciudad horriblemente calurosa, hedionda, en la que la pobreza está a la orden del día, caótica, sucia, llena de ruido y polvo, pero al mismo tiempo llena de color y de gente por las calles, de gritos, de risas y de gente que lo único que intenta es hacerse un hueco en toda esa locura. Una ciudad, en definitiva, viva, con sus luces, sus sombras y su cultura, exactamente como cualquier otra.
Intercalaron las palabras Dios y Libertad, Ala y Azadi, en sus asesinatos y nuevas maquinaciones. Robaron dinero, propiedades y mujeres.
Claro, las mujeres.
Las mujeres, claro.
Y antes de terminar esta reseña (que no quiero que se haga eternísima), he de remarcar un par de cositas que a mi me encantaron y que creo que a muchos de vosotros también os gustarán. En primer lugar, el hecho de que la autora profundice en la psicología de los personajes contándonos su historia pasada, de manera que, aunque al principio del libro no llegamos a entender del todo sus acciones, más adelante, cuando vamos conociendo un poco más de su pasado, somos conscientes de por qué actúan de la manera en que lo hacen. En este punto sí que es cierto que hay una pequeña pega, y es que tal vez la autora se enrolla demasiado y hacía que en algunas ocasiones yo llegase a perder el hilo, aunque siempre terminaba por acabar retomándolo. La segunda cosa que hay que remarcar sí o sí es la potencia de los personajes femeninos, empezando por Anyum que es el primer personaje hermafrodita y transexual que me he encontrado en todos mis años como lectora (y eso se merece siete olas) y siguiendo por Tilo, que es una mujer que le echa narices a la vida de una forma tremenda. Creo que absolutamente todos y cada uno de los personajes femeninos que hay en el libro tienen un arrojo y una valentía increíble, y más aún teniendo en cuenta que se encuentran inmersas en un contexto de opresión y vulnerabilidad como son la pobreza y el fanatismo religioso. Así que solo por eso, yo creo que ya merece la pena.

Os voy a dejar aquí un vídeo de la autora leyendo un trozo del libro, porque temo no haberos llegado a transmitir toda su magia. ¡Os dejo con Arundhati!



¿Habéis leído el libro? ¿Conocíais a la autora? ¡No olvidéis dejar un comentario! Un besazo enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

28/12/17

Top 5: Mejores lecturas del 2017


¡Hola a tod@s! El 2017 ya se acaba, y es el momento de hacer EL BALANCE. A mi particularmente es algo que me encanta porque, además, este año he descubierto a un montón de autoras y de autores que me han enamorado y que se han ganado un huequito en mi corazón por mértitos propios. ¿Queréis saber quiénes son? Pues... ¡os dejo con el balance!

5 - Trabajo, piso, pareja. Zahara


A mi esta señora no me sonaba de nada. Pero de nada, de nada, de absolutísimamente nada. "Ale, pero es una cantante muy famosa, cómo no te podía sonar". Pues porque no. Yo no había escuchado nada de ella y ni siquiera sabía que tenía discos. Soy una ermitaña, lo sé. El caso es que este libro llegó a mis manos de chiripa, porque me lo compré en pleno impulso y... bueno ACIERTAZO TOTAL. Me enamoró, lo leí en menos de un día y me rompió un poquito el corazón. Si queréis saber más, aquí tenéis el link a la reseña. 

4 - The sun is also a star. Nicola Yoon


Otra que tal baila. A esta mujer tampoco la conocía de nada, y me compré el libro en un arrebato de locura (como véis es mi modus operandi para descubrir joyitas y para desgracia de mi bolsillo) y porque me apetecía leer algo en inglés. ¿El resultado? Pues un libro que me ha enamorado y que me ha enseñado mucho no, muchísimo. Y, sobre todo, me ha transmitido un sentimiento de esperanza delicioso. Tenéis la reseña en el canal.

3 - Emma. Jane Austen


Bueno, aquí ya es cuando el Top empieza a ponerse serio. Este año, como bien sabéis, me ha pasado una cosa maravillosa y es que he redescubierto a la señorita Jane Austen. Y madre mía. Me ha pegado muy pero que muy fuerte. Como ya os conté, (o al menos eso creo) yo odiaba un poquet a la señorita Austen porque sus novelas me parecían muy aburridas. Amig@s, estaba MUY EQUIVOCADA. De verdad, no sabéis cuánto me alegro haberme dado cuenta de mi error a tiempo. Con Emma empezó todo.

2 - Alicia en el país de las maravillas y Alicia a través del espejo. Lewis Carroll


LO SÉ. SÉ LO QUE ESTÁIS PENSANDO. "¡¿Nos estás diciendo que llevas tooodo este tiempo dándonos la tabarra con Alicia para dejarla en el NÚMERO 2?! ¡Como una vulgar segundona! Ale, eres de lo peor." Pues bien, calma, paciencia y tranquilidad, porque cuando veáis el 1 lo vais a entender todo (sé que lo vais a hacer en medio segundo, si no lo habéis hecho ya). Aunque la historia de Alicia no fuese nueva para mí, sí que lo han sido las dos obras. Os dejo la reseña del primer libro (la del segundo la tengo hecha, pero nunca encuentro el hueco para publicarla) para que experimentéis la magia por vosotr@s mism@s. 

1 - Saga Harry Potter. J.K Rowling


Creo que ahora lo entendéis todo, ¿huh? Porque sí, amigas y amigos. NO HABÍA LEÍDO HARRY POTTER NI TENÍA INTENCIÓN DE HACERLO. Hasta que me convencieron, claro. Ahora soy una potterhead Ravenclaw amante de Luna Lovegood. La vida te da sorpresas...

¡Y hasta aquí el Top 5 del 2017! En cuanto a lecturas, solo puedo decir que ha sido un año estupendo. ¿Y vuestro año, qué tal se ha dado? ¿Habéis leído alguno de estos libros? Un besote enorme y...

¡Hasta la próxima aventura!

P.D: Os recomiendo que os paséis por el blog Crónicas de un Búho por si os habéis quedado con ganas de cotillear más tops. Ambas participamos en la iniciativa Bookadict@s, de la que forma parte esta entrada ;)

26/12/17

Book tag: Disney Pixar


¡Hola a todos! ¡Que levante la mano quién ame Disney Pixar! Vosotros también, ¿verdad? Pues hoy os traigo un tag de lo más guay. Lo vi en el blog de Mireia, Bitácora Literaria, y me resultó increíble. Se trata, ni más ni menos, que de asociar un personaje de Disney Pixar a un libro, en base a unas características. ¿Estáis listos? ¡Pues comenzamos! 

Dory: un libro del que no recuerdas mucho, pero sabes que te gustó.

La emperatriz de los etéreos, de Laura Gallego. Me lo leí hace un montón de tiempo y sé que me encantó... Pero he olvidado completamente de qué iba (😢). Así que... ¡ya tengo excusa para releerlo!

Mike Wazowski: un libro que te hizo reír más de una vez.

Cómo ser mujer, de Caitlin Moran. Ya lo dije en su día en la reseña, que me encantó la manera tan divertida en la que la autora habla sobre cosas que, en algún momento, todas las mujeres experimentamos. Lo recomiendo 100%.

Woody: un libro que tenga como protagonista a dos o más amigos.

Las aventuras de Huckleberry Finn, de Mark Twain. Es un libro que empecé con muchas dudas pero cuyos protagonistas, Huck y Jim, me acabaron enamorando. Además tiene un trasfondo muy bueno, habla sobre la esclavitud en América... ¡y las aventuras que viven Huck y Jim son muy divertidas! 

Remy: un libro que te enseñó más de una cosa.

Muchos son los libros que me han enseñado más de una cosa. Pero, El sanador de caballos, de Gonzalo Giner, tiene un lugar especial en mi corazón. Ese libro me enseñó que, por muy mal que estén las cosas, uno no puede caer en el derrotismo. Siempre hay que sobreponerse y luchar por tus sueños porque, por muy imposibles que parezcan, siempre hay una manera de alcanzarlos. 

Edna Moda: un libro que esté muy de moda y que te encante.

El sol también es una estrella, de Nicola Yoon me encantó. Me recuerda a un montón de libros que me he leído y que me encantaron. Cada página de que leía era una delicia y va camino en entrar de cabeza en mi Lista De Libros Imprescindibles En La Vida. Que ya es decir. 

Rayo McQueen: un libro que devoraste rápido.

El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss. Me ventilé sus 1000 páginas en... ¿una semana? ¿seis días?. No me acuerdo, pero sé que me lo leí muy rápido.

Wall-E: tu libro más viejo en la estantería, ese clásico que amas.

Un libro enorme llamado The Compleate Tales of Lewis Carroll. Es una vieja edición de los 80, está en inglés y tiene las páginas amarillentas. Pero es precioso. 

Darla: un libro que parece bueno, pero que no lo es.

La conjura de los necios, de John Kennedy O'Toole. En serio, es lo peor que he leído hasta la fecha.

Celia: un libro demasiado empalagoso.

Perdona pero quiero casarme contigo, de Federico Moccia. La primera parte tenía un pase, por eso del romance entre dos personas de edad muy distinta. Pero la segunda parte empalaga más que siete kilos de Twix.

Buzz Lightyear: un libro de fantasía que te gustaría que fuese realidad.

Toda la saga de Harry Potter. Por favor, ¿quién no ha deseado alguna estudiar en Hogwarts?

Violeta: un libro que mientras leías, el resto del mundo desaparecía.

Hay un montón de libros que podrían estar aquí, pero, por decir uno, diré La historia interminable, de Michael Ende. Es inevitable no desaparecer entre la magia de ese libro.

Crush: un libro ligero, que disfrutaste.

Volverán las naranjas, de Xisela López. Es un libro cortito y muy ligero (es la primera obra que está contada mediante mensajes de texto), pero me encantó. Me pareció increíblemente bonito y, además, me mantuvo enganchada hasta el final. 

Roz: un libro que creíste malo y te terminó gustando.

Malena es un nombre de tango, de Almudena Grandes. Me lo empecé a leer, no me llamaba nada, y lo dejé. Pasado un tiempo, lo volví a leer, y me encantó.


Y hasta aquí el tag. ¿Qué os ha parecido? ¿Coincidimos en algún personaje? ¡No olvidéis dejar vuestros comentarios! 

¡Hasta la próxima aaventura!